La proporción perfecta

Hombre de Vitruvio

La proporción designa una relación entre un objeto y sus partes constituyentes. Su fundamento es la medida, esencial para producir una sensación de ritmo y de dinamismo.

El hombre de Vitruvio, de Leonardo da Vinci es un claro ejemplo de proporcionalidad. Esta fue la imagen elegida por Luca Pacioli para ilustrar su libro “La Divina proporción”.

Se propone un hombre perfecto, en el que las relaciones entre las distintas partes de su cuerpo sean exactamente proporcionales.

Tomando como centro el ombligo, dibuja una circunferencia en la está inscrito el hombre con brazos y piernas abiertas, y el cuadrado, que tiene por lado la altura del cuerpo y éste forma con los brazos extendidos un ángulo de 90 grados.

Por tanto, desde muchos siglos atrás, la proporción a estado unido a conceptos tales como la belleza, la medida o el canon.

Rosa Santiago Lorenzo